Lo primero y lo más importante en lo que un administrador de fincas puede ayudarte es en la constitución de la comunidad y todo su procedimiento. En una segunda parte de este post, os explicaremos cuales son las tareas y trabajos que desarrolla un administrador de fincas para que todo funcione con normalidad en una comunidad de vecinos y propietarios sea cual sea su tamaño.

Pero vayamos a lo que hoy nos ocupa. Para que una comunidad de propietarios funcione a la perfección es importante crearla como tal. Para llevar a cabo dicha acción es necesario comprar y llevar a cabo un libro de actas que será diligenciado por el registro de la propiedad. Su administrador de fincas podrá ayudarle en todos estos pasos.

Según la ley deberás crear una cuenta bancaria y dotarla  de un fondo de reserva con al menos un 5% del presupuesto total de gastos generales como el agua, luz, seguros.

El siguiente paso es realizar un junta de constitución en presencia del administrador de la finca que deberá cerciorarse que se aprueba por mayoría.

Una vez legalizado el libro de actas en el registro de la propiedad con su correspondiente cuño en cada una de sus hojas, podrá obtener el CIF de la comunidad en hacienda cumplimentando el modelo 036

Es recomendable tras la obtención del CIF abrir un nueva cuenta bancaria donde aparezca como titular la comunidad de propietarios y aparezcan como autorizados el presidente/a y el vicepresidente/e.

A partir de este momento ya puede negociar los nuevos contratos con sus proveedores y facilitarle los nuevos datos de facturación. Un buen administrador goza de contactos y de una gran visión de la competencia que puede hacer más fructíferas tus negociaciones. 

Una vez realizados todos estos procedimientos la comunidad de vecinos ya puede funcionar bajo las directrices de sus estatutos y la colaboración de su administrador de fincas.

Esperamos que este post te haya servido de ayuda.